Para mi súper-heroína

image


Gracias por traerme a este mundo y mostrarme todo lo que hay en él. Gracias por hacer de mí la mujer que soy. Gracias porque con tus enseñanzas y regaños hoy soy más fuerte y triunfadora. Gracias por mostrarme las dificultades de la vida y por acompañarme a sobrellevarlas. Gracias por ser tú y por darme el mejor regalo del mundo: mi familia.

Siempre piensas en tus hijas primero que en ti. Madrugas, trabajas y trasnochas para darnos lo mejor, y eso no tengo ni idea cómo agradecértelo.

Sé que nada te hace más feliz en la vida que ver a tus hijas triunfar y cumplir sus sueños. Pero, ¿sabes qué me hace a mí feliz? Verte soltar una carcajada que te haga doler la panza, verte emocionada por tus proyectos y tu crecimiento personal, verte feliz de verme y ese beso en la mañana que tanto extraño.

Sé que hay días que no nos toleras y quisieras mandarnos de una patada voladora a otro planeta, pero sé también que si algo malo nos pasa tu misma sales a recogernos y a darnos besos llenos de amor que nadie más sabe dar.

Eres mi modelo a seguir Mami, mi persona favorita, mi trabajadora incansable, mi soñadora en grande. Eres quien guía mi camino y me muestra lo mejor de él. Eres un ser de luz y toda esa luz ilumina mi vida y nuestra familia. No sé qué haría sin ti y no me quiero imaginar.

Quiero lo mejor para ti, así como tu has hecho hasta lo imposible por mí, quiero llenarte de orgullo y que salgas a la calle a decir: esa es mi hija (como ya lo haces). Quiero llenar tu vida de felicidad y siempre voy a trabajar por darte lo mejor, porque te mereces esta vida y la otra.

Te amo con el alma y con mi vida 💞


 Facebook: Punto setenta y cinco

Twitter: @CarlaPlata

Instagram: @CarlaPlata


Carta abierta a algún ex

image


Hola ex

Hay algo directo y sencillo que quiero decirte: gracias.

Sí, suena raro y hasta loco que yo te esté agradeciendo, pero es que si no hubiera sido por ti jamás hubiera descubierto todo lo que puedo llegar a quererme, ni mucho menos hubiera empezado a valorarme de tal manera.

Ya no te juzgo, no te guardo rencor, no siento rabia, no siento nada. Porque después de un tiempo logré perdonarte y perdonarme por haberte dejado hacer lo que quisiste conmigo. Estaba sin ver, y la verdad, mi mayor miedo era abrir los ojos y caer en la realidad, creo que por eso ignoré tantas verdades expuestas en mi cara y preferí pasar por encima de ellas y hacer como si no existieran.

Lo que siempre te admiraré es la capacidad que tienes para mentir sin dejar rastro y mirando fijamente a los ojos, o sea, uno en un millón de personas son capaces de hacer eso. Bravo, te felicito.

Hay algo en lo cual no me equivoco y es que contigo pagué todos mis karmas de por vida y creo que hasta pagué de más, pero eso realmente es lo que menos me importa, porque sé que llegará tu momento; ese momento en que la vida te hará pagar por todas las lágrimas, el estrés, el mal genio y el dolor que me causaste, y la verdad, ese karma que te espera no se lo deseo a nadie, ni siquiera a ti, pero agh que embarrada, es el tuyo.

No te logras imaginar todo lo que he cambiado y he crecido, logré sacarte de mi vida hace tiempo y borrar de mí  todo lo que me quedaba de ti. Te fuiste de mi vida y no con la excusa de que alguien más tenía que entrar, porque de hecho la única persona que tenía que entrar en mi vida, era yo.  Ya mi cuerpo no soportaba más lágrimas, ni más rabias, no podía con tantas mentiras, ni tanto chisme, sencillamente ya no soportaba más de ti. Te olvidé y te saqué de la forma más tranquila y madura posible.

Es irónico pero mientras tú creías debilitarme yo me hacía más fuerte y gracias a todos los errores que cometí contigo, aprendí. Fuiste un gran error, de los más grandes de mi vida, pero definitivamente fuiste una lección. La vida consta de aprendizajes constantes y creo que nadie me hubiera podido enseñar mejor que tú.

Te perdono de verdad, porque con tus no sé cuántos años, sigues en el mismo nivel de inmadurez. Y fue mi error dejar que jugaras conmigo.

Sin amor y sin rencor,

Tu ex.


 Facebook: Punto setenta y cinco

Twitter: @CarlaPlata

Instagram: @CarlaPlata


A las patadas aprendí.

Phonto


A través de los años he tenido diferentes tipos de relaciones, no puedo decir que nunca he estado enamorada porque sería la mentira más grande del universo, lo que pasa es que la pregunta radica en: ¿de qué se enamoró de ese man?, pregunta a la cual no le tengo respuesta, pero de que aprendí la lección, la aprendí.

En mis 21 años y a las patadas he aprendido lo siguiente:

Tengo que encontrar a alguien que me alucine, que me produzca una chispa, no es que sea la mujer más difícil de conquistar, pero sí debo procurar que ese hombre se esfuerce por tenerme. Que payasada que lo conquisten a uno con una salida a comer y un ¡qué linda estabas! por WhatsApp, a ver mujeres, a subir los estándares de calidad.

Aprendí que no me debe importar qué pienso yo y si a él le va a gustar, porque al fin y al cabo son mis pensamientos y lo que yo quiero, son mis decisiones y él no puede entrar a cambiarlo. Lo que si me importa es que él sea un hombre que con sus pensamientos me rete, me lleve a conversaciones extensas de temas poco comunes, uno que saque lo mejor de mí a través de palabras (presenciales). Por eso es que no busco alguien que piense igual a mí, sino uno que me enseñe su mundo y yo el mío.

Esta me parece importantísima: no me preocupa mi pasado y tampoco me preocupa el de él. ¡Pero!… el pasado debe ser eso, pasado y debe estar cerrado. Es lógico que el pasado existe y todos tenemos uno, pero debemos aprender a caminar sin él, superar lo sucedido y dejar de cargar una cruz que solo traerá problemas. Cuando eso ocurra, ponga check y súmese 100 puntos, porque eso es lo más importante al momento de querer involucrarse con otra persona.

Creí amarme muchísimo, pero sé que si antes me hubiera amado como lo hago ahora, jamás hubiera permitido que pasaran tantas cosas. Ahora puedo decir convencida que me amo profundamente y por esta razón no voy a dejar que nadie me ame menos que eso, sé lo que merezco y lo que valgo y cualquiera que quiera estar conmigo debe estar dispuesto a bajarme el cielo literalmente y no pintármelo con acuarelas que se borran con agua.

Lo que sí tengo muy claro, es que el día que un man llegue a deslumbrarme, con palabras, con hechos y con cuanta vaina se le ocurra, es que tendré que asegurarme de que mi relación con él será igual de buena a la que tengo conmigo misma, y que la paz que siento al ser solo yo, será igual a la que sentiré cuando esté con él. Porque eso sí, la lección más grande la aprendí de mi hermanita de 7 años cuando un día me dijo:

Nena, yo quiero verte feliz siempre, no te quiero ver llorar.

Y desde ahí supe que cuando vuelva a llorar por un hombre va a ser porque logró sorprenderme de tal manera, que una sonrisa no logró ser suficiente para demostrar mi felicidad.


 Facebook: Punto setenta y cinco

Twitter: @CarlaPlata

Instagram: @CarlaPlata


#YoDigoSíALaAdopciónIgualitaria

image

Foto tomada de: @lapsiquiatreriadice


No sé ni como empezar a hablar sobre este tema, de pronto a muchos ofenderé, tal vez ni mi mamá me lea porque sé que ella está en contra, pero sé que otro montón estará de acuerdo conmigo.

Sencillamente, si usted no está de acuerdo con el matrimonio gay, entonces no se case con uno. Y si usted no está de acuerdo con la adopción homosexual, entonces, ¿en qué y cómo va a ayudar para que la tasa de niños abandonados, sin hogar y sin una familia disminuya?

Mi timeline en Facebook esta llenísimo de comentarios sobre este tema, muchos de acuerdo y otro poco en contra. Y ahora sí todos los que están en contra no hacen sino publicar artículos en donde dice que “pareja homosexual violó a su hijo” o “mis papás son gay y estas son las razones por las cuales no estoy de acuerdo con la adopción homosexual”. Y yo cuando veo esas cosas solo puedo pensar: será que esta gente no ve noticieros y no se dan cuenta que millones de padres HETEROSEXUALES, violan, venden, matan y torturan a sus hijo. Ser gays no los hace peores personas, no les quita absolutamente nada, y el hecho de que sean homosexuales no los hacen malos padres.

Acá todos los que están en contra se escudan en la iglesia y que en la biblia dice que una familia debe estar conformada por papá y mamá. Y pues, a veerrrr, si una señora vive y ha criado a su hijo toda la vida sola porque el papá los abandonó y se fue quién sabe para dónde, entonces eso no es una familia, ¿una mamá con su hijo no son familia? O sí un papá tiene que criar a su hijo solo, porque en el parto la esposa tuvo una complicación y murió, entonces, ¿eso tampoco es una familia? Ahí sí ¿cierto? Pero y si dos personas que se aman, que tienen todos los tipos de capacidades para conformar una familia con hijos, con la única diferencia de que son dos hombres o dos mujeres, entonces ahí sí no puede haber familia.

Mientras escribo esto, estoy escuchando las noticias y acaba de salir un titular en el que dice que la mamá mato a sus dos hijos y luego intentó matarse, ¿eso les parece muy normal? ¿Van a seguir escudándose en artículos con titulares atroces sobre homosexuales? Aparte de todo, los hijos eran de diferentes padres y como todos se escudan en la iglesia y la biblia, ¿no se supone que uno solo puede tener una pareja y casarse hasta que la muerte los separe? Pero esa señora no está pecando, ¿cierto? Pero un persona que le guste otra del mismos sexo, esa sí está pecando. Doble moral.

También por ahí he leído, que por qué una mayoría(la corte) debe tomar una decisión por la minoría (los niños). Nadie está tomando una decisión por los niños, la decisión se está tomando para los homosexuales, o es que ustedes creen que una pareja va y dice: “ay yo quiero adoptar a este niño me lo llevo” y listo, adoptó. No, la vaina no es así, todo lleva un proceso riguroso en el cual a través de todos los pasos se le pregunta al niño si quiere y está de acuerdo con esa familia, así que ahí, en ese momento, ellos están decidiendo, nadie va a tomar la decisión por ellos. ¿Entendieron? Espero que sí.

Otra cosa que me ha causado curiosidad es que según un estudio realizado por una universidad descubrieron que las personas homosexuales padecen una enfermad. Con base a qué habrán sacado esa conclusión. ¿Enfermos de qué? Será que las personas a las que tomaron en cuenta para hacer este estudio tenían las defensas bajitas o es que eran alérgicos a la penicilina, porque pues enfermos mentales no creo, enfermo mental el que este en encerrado en un cuarto blanco y amarrado. Tal vez, enfermos ellos que están discriminando a las personas por su afinidad sexual, enfermos ellos que le dicen enfermos a los que no piensan igual a ellos, enfermos todos los que no se dan cuenta que en el mundo hay millones de personas triunfadoras, millonarias, exitosas, creadoras de marcas que USTEDES mismos utilizan, presentadores de televisión que USTEDES ven, que son HOMOSEXUALES.

Y un mensaje para usted, que solo critica y refuta a los que decimos #SíALaAdopciónIgualitaria, ojalá sus hijos, futuros hijos, nietos, sobrinos o algún familiar no se le aparezcan un día a decirle que son homosexuales o que lleguen a presentarle la pareja, porque ese mismo día tendrá que tragarse todas sus palabras. Acuérdese que uno nunca debe decir “de esta agua no beberé” porque más rápido va a tener que beber.

Respetemos y aceptemos las decisiones de los demás, los heterosexuales ya tenemos suficientes derechos, ahora es nuestro DEBER defender la creación de los derechos a los homosexuales, que son iguales y hasta mejores personas que nosotros.


Facebook: Punto setenta y cinco

Twitter: @CarlaPlata

Instagram: @CarlaPlata


¡Gracias 2014!

yag85S7Wxx


Estoy nostálgica pero muy feliz. Se está acabando un año que me trajo cosas muy buenas. El año en el que empecé a cumplir mis sueños, en el que tomé el mayor número de decisiones para mi futuro y sin lugar a dudas, un año muy feliz.

Conocí personas espectaculares, por las cuales doy gracias y desconocí a otro montón, y créanme, por ellas también doy gracias. Termino el año de la mejor manera, con muchas metas cumplidas y con billones más por cumplir, pero dichosa de haber salido de mi zona de confort, de haber hecho todo lo que quise y lo que no.

Este año fue tan bueno para mí que empecé este blog, que me ha podido acercar a millones de personas, que me hace sentir que hay muchos ahí afuera que me conocen sin verme y que comparten mis locuras e historias conmigo. Gracias 2014 por mi blog y por todos ustedes.

Creí conocer el amor y el desamor, pero todo fue producto de mi imaginación, lo que sí sé es que conocí todo lo que puedo llegar a amarme y todo lo que valgo, conocí otra yo de la cual me siento muy orgullosa. Aprendí que de todo lo malo siempre va a llegar algo bueno y que cualquier dolor dura todo lo que nosotros mismos lo permitamos.

Gracias 2014 por tanto, gracias a mi familia, mis amigos (los de verdad, que ellos saben quienes son), gracias a todos los que leen Punto Setenta y Cinco, gracias a mi trabajo y a todos los que conocí ahí y especialmente… gracias a ti ❤

Adiós 2014, fue un placer. 2015 te espero para poder seguir siendo muy feliz.


 Facebook: Punto setenta y cinco

Twitter: @CarlaPlata

Instagram: @CarlaPlata


A FAVOR DE LAS SANTANDEREANAS

 

1416935209893

Llevo casi 5 meses viviendo en Bogotá y en ningún momento he dejado de sentirme orgullosa por ser santandereana. Y si me preguntan por mi ciudad hablo como cualquier mujer enamorada habla de su novio. Solo puedo decir que es el mejor vividero del mundo, con las mejores personas y que no cambio Bucaramanga por nada del mundo. No voy muy seguido, pero eso no significa que no quiera y ame mi ciudad.

Ayer leí por internet  un artículo de una de las revistas más populares de Colombia el cual iba en contra de las santandereanas y no les niego que me entró un instinto asesino que sacó a flote mis casi 21 años siendo santandereana, en serio, no podía creer las estupideces que estaba leyendo.

El que hable mal de una santandereana es porque nunca ha llegado a conocer una como debe ser. Sí yo sé que tenemos fama de ser muy mal geniadas, lo cual es cierto, unas más que otras obviamente, pero eso no tiene nada de malo, si usted no quiere ver una vieja mal geniada pues no le saque la piedra, – sí, la piedra, como decimos en Santander – y esto no solo aplica para la gente de mi departamento, aplica para todo el mundo.

Acá nos critican el acento, y que dizque hablamos atravesado y muy golpeado. Y yo me pregunto, ¿acaso los rolos nunca se han escuchado hablando? ¿No se han dado cuenta que ese cantadito lento es medio cansón? Seguramente a los costeños y paisas se les entiende el 100% de lo que dicen. Somos un país diverso, si hay diversidad en flora y fauna, pues también en personas y acentos, dejen la quejadera.

En el artículo ese de mala clase, obviamente escrito por la persona más elitista que he podido leer, dice que somos una “raza alienígena que se sentó al lado del Cañón del Chicamocha” y la verdad, no sé qué cosa decente puedo decir respecto a esto, tengo en la mente un millón de cosas horribles por decir pero mejor me callo porque me pueden estar cerrando el blog. Raza alienígena su… 🙂 

Dicen también que somos muy frenteras y que hablamos sin pelos en la lengua, yo la verdad no entiendo qué tiene eso de malo. ¿No es mejor ser así que maquillar las vainas con una sonrisita más hipócrita que la que uno le hace al ex cuando se lo encuentra con la nueva novia?

De lo que sí estoy completamente convencida es que a las mujeres santandereanas nos tienen miedo, no de que les vayamos a pegar, – bueno algún desadaptado y vieja loca, más loca que nosotras podrá pensar eso – nos tienen miedo porque somos mujeres decididas, independientes y con carácter fuerte, el prototipo de mujer es mansa, sumisa y dependiente y pues las santandereanas no tenemos ni un pelo de eso. Quieren una mujer que a todo digan que sí y que sonrían aún en las peores situaciones, y nosotras a mucho decimos que no y si algo nos molesta, la cara que refleja nuestro genio nadie nos la va a quitar.

Convivo con gente de casi todos los lugares del país y hasta extranjeros y digo jurando con la mano sobre una biblia, que no hay gente con más sabor que los santandereanos, una rumba con santandereanos se prende desde las 9 de la noche, con nosotros nunca se acaba el tema, nos reímos de todo y siempre tendremos mil historias por contar.

Además las viejas están buenísimas y según una votación que hice a través de la Pricewaterhouse Coopers con el códio 6565, las santandereanas somos muy buenas en todo lo que hacemos, lea bien, EN TODO.

¡QUE VIVA EL MUTE, EL CABRO, LA FRITANGA DE GIRÓN Y LAS HORMIGAS CULONAS, JIJUEPUERCAS!


*Cuando lea esto asegúrese de leerlo con acento santandereano, el más santandereano que se le venga a la mente, porque téngalo por seguro que de esa forma lo escribí. ¡¡¡Tengo mucha arrechera mano!!!


Facebook: Punto setenta y cinco

Twitter: @CarlaPlata

Instagram: @CarlaPlata

 


Me, myself and I

image


Yo no entiendo cuál es la vaina de todo el mundo de quererme cuadrar. Yo estoy bien así, déjenme así. Mínimo una vez a la semana me dicen “¿y qué? Ya tienes novio? NOOOO!! No tengo y no quiero. A no ser que sea uno que me baile como Maluma, me hable sexy como Maluma y me haga pensar todo lo que pienso en el momento que veo un vídeo de Maluma. En ese momento lo pienso y hasta de pronto. De lo contrario: NO, no tengo y no quiero.

Mis amigas se quejaban cuando tenía novio porque nunca tenía tiempo para ellas. Que me la pasaba pegada al celular escribiendo cada movimiento que hacía. Pero ahora se quejan porque no tengo novio. ¿Quién las entiende?

Conozco a un tipo y de una es con la preguntadera que si me gusta, que cómo es, que mande foto. Y pues no sé, creo que yo en este momento no veo a los tipos con ojos de “lo quiero pa’ novio”.

Alguien me invita a salir y toda la bendita noche preguntando que qué ha pasado, que cómo va todo, que si se vistió churro, que cómo baila. Y ajá, yo salgo es para divertirme no para andar levantando.

Estoy 100% segura que nadie diferente a mí ha entendido mi “mood mankiller”. Y es que en ese preciso momento en que una decide darse un tiempo para uno misma, ahí mismito, le caen como mil manes. Y ahí si todos llaman, mandan mensaje de buen día, de buena noche, preguntan cómo va todo, que si ya llegaste, o si ya comiste, hasta besitos en foto mandan. Cuando ya pa qué. Cuando una ya no quiere nada, sino ser feliz sola.

Yo creo que todas alguna vez en la vida hemos pasado por esta situación, y que estamos tan hastiadas de los hombres que sencillamente hacemos pausa y no sabemos cuando volvamos a dar play.

Y la cruda verdad de mi vida es que entre más amigos hombres tengo, más poquitas ganas de tener novio me dan.


Facebook: Punto setenta y cinco

Twitter: @CarlaPlata

Instagram: @CarlaPlata


Para el amor de mi vida

image


Quiero que sepas que te voy a apoyar en cada momento de tu vida, siempre estaré a tu lado y puedes tener certeza de que nunca te dejaré.

Verte sonreír me llena de felicidad. Ver que tú estás bien me demuestra que nada en este mundo puede salir mal. Que así peleemos y algunas veces no nos aguantemos sabemos que al final del día siempre te tendré a ti y tú siempre me tendrás a mí.

Sé que sí la vida te puso en mi camino fue por una razón, y esa razón era que yo te necesitaba. Creí que necesitaba inspirar a alguien para ser mejor persona, pero resulta que todo salió al revés y eres tú quien me inspira a ser mejor persona, porque jamás quiero fallarte y quiero que te lleves lo mejor de mí.

Prometo que te acompañaré a ver todos tus programas y películas y convertiré tus juegos favoritos en los míos. Prometo que cada parte de mí te amará, incluso en los días que no quiera amar a nadie. Prometo que cuidaré tu corazón de cualquier tristeza y que siempre vas a encontrar en mí a tu mejor amiga. Voy a preguntarte siempre “¿qué hiciste hoy?” sin importar que ya sepa la respuesta y que siempre sea la misma “nada”.

Tus sueños siempre serán los míos y no importa cuantas cosas tenga que hacer para ayudarte a cumplirlos, así lo haré. Nunca pienses que me he ido solo porque no me tengas a tu lado.

Después de tanto tiempo pidiendo por ti, de soñar con tener una persona como tú a mi lado, alguien con quien compartir, a quien hacer reír con mis locuras, alguien que me viera como su mayor inspiración, como su ejemplo a seguir. No pudo ser alguien mejor que tú. No puedo imaginar mi vida sin ti en ella.

Eres lo más lindo que siempre quise que me pasara.

Te amo, amor de mi vida. ♥

image


Facebook: Punto setenta y cinco

Twitter: @CarlaPlata

Instagram: @CarlaPlata


 

Mandamientos – obligados – para una relación en el siglo XXI

image


Con todo lo que he aprendido de las relaciones, mías y de los demás, he llegado a muchas conclusiones que puede ser le den continuación a “nos jodimos”. A muchos les – nos – han pateado la lonchera por culpa de la tecnología y redes sociales, y eso se da porque no son precavidos con las cosas que hacen con ellas. Por eso hoy les voy a presentar los mandamientos – obligados – para una relación en el siglo XXI

  1. No tenga Tinder, no sea tan hiju%&/$@ 🙂

Si usted tiene una relación con alguien, ¿¡para qué putas tiene Tinder!? ¿Para qué? Explíquenme, recibo respuestas a través de: correos, tweets, comentarios, inbox, DM’s lo que sea, pero ¡denme una explicación lógica! Si Tinder es para garosear, echar perros y coquetear sin vergüenza alguna, ¿cuál es el fin de tenerla si usted ya tiene a quien garosearse, echarle los perros y coquetearle?

  1. Marque territorio
    • En Facebook e Instagram den like en las fotos o a cualquier artículo que comparta, dejen un comentario de vez en cuando, para que la gente no vaya a pensar que terminaron o que están solteros/as y ahí sí cuando empiecen a caer como buitres no se quejen, pa’ que no hicieron la tarea.
    • En Twitter dé FAV a lo que tuitee sobre usted, pero eso sí, esté seguro que es para usted, no haga el oso de favearle todo
  1. No coquetee con otras personas

Usted no conoce todo de su pareja, que tal que la vieja a la que le esté coqueteando haya estudiado por allá en pre-kinder con su novia y créanme que no importa hace cuanto tiempo no se hablen, ella se va a enterar.

Y acuérdese que los caballeros sí tienen memoria y en algún momento se le va a salir que usted le coqueteó teniendo novio, y más si usted es churra, el fulano no se va poder quedar callado

  1. No reparta likes a manes o viejas por más llevados de lo buenos que están

Evítese una pelea sin sentido. Con esta paranoia tecnológica, puede ser un like a la mismísima Kim Kardashian o a Zan Efron sin camisa, pero los celos andan al 100%, yo sé, es una bobada, pero los celos son una consecuencia de no seguir mis mandamientos.

  1. Deje de creer que todo el mundo le quiere hacer la vuelta a su pareja

Aquí solo tengo por decir: confíe. Si usted no confía para qué está en una relación. Fin

  1. No busque porque fijo va a encontrar

Si usted se va a poner a esculcar allá en el baúl de los recuerdos de su pareja, fijísimo encuentra algo que no le guste, o que le saque el malgenio. Todo el mundo tiene pasado y usted no puede hacer nada respecto a eso. Y ya si la historia es otra y le esculcó el celular o Facebook, pues quien lo manda, le buscó las 5 patas al gato y se las encontró.

  1. No hagan las peleas públicas

Esto nos afecta más a los que nos tenemos que aguantar esos post todos rabones tipo “maldito el hombre que prefiere salir a tomar que estar con la novia” vainas así por el estilo. No sean ese tipo de personas por favor. Además, no falta el carbonero que pregunte qué pasó y empiece a decir que con razón el sábado estaba rumbeando con un poco de gente y más alcohol no le cabía en el cuerpo. Y ahí deja de ser pelea y se convierte en guerra mundial.


No den papaya, papaya puesta, papaya partida. No se hagan coger fastidio y mucho menos dejen que una pelea se convierta en guerra mundial. Yo sé que hay veces que uno no puede controlar todo y no falta la lanzada que eche el perro de frente sin importar que el tipo tenga novia o el tipo que invite a cine o a comer y le eche piropos todo el tiempo, pero primero indague antes de armar una pelea peor que la de Santos con Uribe. Tener una relación en esta época es muy difícil, yo lo sé. Pero no imposible.

*Todos estos mandamientos – obligados – aplican para una relación que inició como debe ser, con coquetería fina y cayendo de frente. Porque eso sí, si usted se volvió novia/o porque fue moza/o, esto no aplica. Acuérdese, el que por mozo llega, por mozo se va*


Facebook: Punto setenta y cinco

Twitter: @CarlaPlata

Instagram: @CarlaPlata


NOS JODIMOS

image


De verdad que estamos jodidos, pero jodidísimos. Llegamos a un punto de nuestras vidas en donde no tenemos vida, tenemos un bendito celular con internet que nos está acabando. El estado de ánimo ya depende de si nos dijeron “buen día” o nos escribieron el super párrafo romántico y lo vemos a penas nos levantamos. Si nada de eso hay en nuestro Whatsapp apenas abrimos el ojo de una pensamos que el tipo ya tiene otra, que ya le está echando el cuento a otra, toda una película de terror, para que después caigamos en cuenta que son las 6 am y seguramente y más que fijo el tipo aún no se ha levantado.

Personalmente hablando, a mí me tocó quitar la última conexión de Whatsapp para vivir más tranquila, o sea, ¿hasta ese punto hemos llegado? ¿De una última conexión depende nuestra tranquilidad? Estamos de verdad muy jodidos.

Un día en una conversación con una amiga ella me dice: “Marica, estaba con el tipo en la casa de él, SOLOOOOOS, y al mansito no se le ocurrió hacerme nada, sino decirme: oye deberíamos coquetearnos por Snapchat, tú me mandas cositas así locas y yo también. O sea Carla, ¿en serio? El tipo no me comió pero si me dijo que le mandara vainas por Snapchat”.

Ese pedacito de la historia me hizo meditar mucho y me dije a mi misma, los manes si es que se volvieron muy bobos, por no decirles de otra forma. O sea la tecnología les facilitó tanto las vainas que ya ni saben cómo pedirlo, prefieren pedir pendejaditas por Snapchat que pedirlo de verdad. Nos jodimos.

Ya los besos no son de frente, ahora uno de vieja se demora mil horas tomándose una selfie en la que se vea linda mandando un beso para enviársela al fulano, y los manes otras mil horas tomándose una en donde no se vean menos masculinos mandando un beso (tarea medio difícil). ¿En dónde quedaron los besos con agarradas de nalga? O el besito robado cuando se van a despedir. No, esa coquetería ya no existe, ahora nos derretimos si nos escriben “la pasé delicioso hoy contigo, descansa, un beso”… o sea ¿un besooo? para qué escribe “un beso” si de frente no le dio ni uno media luna como decía en mi época quinceañera.

La coquetería se perdió, a mí me pasa. Conocí a mi amor platónico, bueno lo vi, y fui una hueva completa. Me escondí detrás de mis amigos y no fui capaz de saludarlo, toda la noche lo tuve al lado, y todo el tiempo mis amigos me decía que no fuera boba y le hablara, pero no, yo no, me escondí detrás de mi celular y saben qué hice, ¡LE DI LIKE A LA FOTO QUE ACABABA DE SUBIR A INSTAGRAM!!! O sea, se me olvidó por completo, ¡SE ME OLVIDÓ COQUETEAR!!! Y yo que soy bien coqueta, ya no sé cómo se hace esa vaina.

Instagram se volvió la agencia de modelos más grande del mundo, creo yo. Si las viejas suben una foto y no les dan más de 20 likes entran en depresión. Es real, conozco un par que son así. Se deprimen porque tienen poquitos likes y creen que es que son feas, o que se ven gordas, mejor dicho. Esa vaina ya debe ser como de psicólogo, ¿sí o no?

Si uno tiene novio y le da FAV en Twitter a otro man ya es que le está coqueteando, que se ven a escondidas, que son mozos hace siglos, cuan película de Hollywood, o sea relájense. Y pasa lo mismo con las viejas, no las defiendo porque es lo mismo y hasta peor. Ven que una niña le da más de dos likes en Facebook o retweet en Twitter y mejor dicho, le investigan hasta el pasado judicial. Ya no hay paz por culpa de las redes sociales, uno vive con el miedo constante de que le vayan a poner los cachos gracias al internet.

Ya ni siquiera nos piropean, se olvidó esa coquetería de los abuelitos que era tan linda. Obviamente con piropo no me estoy refiriendo a “uy mamita, quien fuera gallo para cantarle todo el día” -jajajajajajaja- o “a ti que te gusta el arte, ahí te mando un picasso” –jajajaja mucha guisa ya sé- me refiero a un simple “como estás de linda hoy” o el favorito “te ves más flaca” ese sí qué piropazo. Ahora después de que nos dejan en la casa es que nos escriben que estábamos lindas, cuando ya pa’ que. Si ustedes supieran lo que hace un “como estas de linda” cerquita a la oreja y con un besito por ahí, créanme, de verdad, creánme que no dudarían ni un segundo de decirlo mil veces en una noche.


Facebook: Punto setenta y cinco

Twitter: @CarlaPlata

Instagram: @CarlaPlata


Los 9 “NO” más importantes.

image


Cuando uno está cuadrado, arrejuntado, tragado, casado, copiando o lo que sea que uno esté con otra persona tiende siempre a cambiar o perder ciertas cosas de su propia vida. Muchas veces uno actúa y cambia sin darse cuenta o en el peor de los casos, siendo consciente de lo que está haciendo, con las dos únicas razones y/o justificaciones: agradarle más al otro o evitarse una pelea.

Por eso, ¡POR FAVOR!, intentemos, hagamos nuestro mayor esfuerzo y NO renunciemos a estas nueve cosas, que aunque parezcan insignificantes o chiquitas en algún momento se van a volver una vaina gigante que nos pueden estar atormentando la cabeza.

  1. La independencia: Yo sé que es muy chévere pasar tiempo con la pareja, pero no es necesario estar juntos 24/7, hay que darse los espacios necesarios. Si un día cualquiera tú (mujer) sientes que necesitas salir con tus amigas y chismosear toda una noche con ellas, hazlo. Y tú (hombre) si necesitas un día completo para jugar Play Station, Xbox, fútbol, también hazlo. Cada quien necesita sus propios espacios y no está para nada mal tenerlos de vez en cuando.
  2. Ser tú mismo: Si tu novio/a te conoció con esa risa de marranito, pues así eres tú, no tienes por qué cambiar si al otro no le gusta, tú eres así. Si eres de los que cantan y bailan las canciones que te gustan estés donde estés, no tienes por qué renunciar a eso si a tu pareja le da oso verte haciendo esas cosas.
  3. Sueños: importantísimo. Si tu novio/a no está dispuesto a acompañarte en el camino a tus sueños pues algo ahí está mal, muy muy mal. Muchas veces los celos o la inseguridad de alguno de los dos puede llevar a renunciar a los sueños, pero por favor, no permitan eso jamás. Los sueños son el futuro, ¿estás seguro que tu pareja actual es tu futuro?
  4. Libertad – Tomar tus propias decisiones: Todos somos libres de elegir lo que queremos, cómo lo queremos y cuándo lo queremos. Somos libres para vestirnos como queremos, de comprar algo que nos guste, de tomar nuestras propias decisiones. No significa que todas la decisiones se tomen individualmente, pero si evitar consultar todo con la pareja. ¡Ah! y por favor, ¡no le pidan permiso a su novio/a para salir! No sean así con ustedes mismos.
  5. Autoestima: Creo yo, que esto es lo que más fácil se pierde en una relación. Algunas veces las mujeres nos sentimos mucho menos que los hombres, o cuando una mujer es mucho más exitosa que el hombre, él se siente poca cosa. Una relación se trata de hacer sentir bien a la otra persona y ayudarnos a ser mejores personas, no de menospreciar al otro o sacarle todos los defectos al aire para que se sienta mal.
  6. Creencias: Si tú eres católico, pero tu pareja es mormona o al revés, o en el mismo modo pero en sentido contrario, como sea la vaina. No renuncies a tus creencias porque el otro no lo comparte o le parece ridículo. Las creencias son con las que crecimos y sonando redundante es en lo que creemos, y dejarla a un lado porque la persona con la que estás no las comparte, es como dejar de creer en ti o en lo que eres.
  7. Felicidad: Se acuerdan cuando escribí en “mejor malo conocido que bueno por conocer” que nos da miedo quedarnos solos y por eso le permitimos tantos errores a nuestra pareja. Pues a eso me refiero con “felicidad”, no renuncien a su derecho de ser felices porque es que “ya llevamos tanto tiempo que me toca aceptarle los errores”. No malgastemos la vida en una relación que no nos haga feliz porque al final los únicos engañados vamos a ser nosotros mismos.
  8. Amor propio: Punto crucial. Ámese por encima de lo que ama a su pareja. Por nada del mundo permita que su amor propio sea más pequeño. Y no quiero decir que tenga el ego por las nubes y que no exista alguien mejor que usted, no, lo que quiero decir es que se respete, se valore, que no permita que nadie venga a faltarle el respeto, ya sea con una pistolita o con una insultada, ni mucho menos que otra persona le pegue. Ámense. Ámense más de lo que su mamá lo pueda amar.
  9. Familia y amistades: La dejé de última pero es la más importante. Jamás, jamás, nunca, deje a su familia y a sus amigos a un lado por tener una relación. No centre su vida únicamente en su pareja porque el día que peleen o en el peor de los casos, terminen, ¿usted qué va a hacer? Si no va a tener ni a su familia ni a sus amigos para darle aliento y quitarle la tusa. Piénselo.

A veces uno no se da cuenta de los errores que está cometiendo en la vida y los deja avanzar hasta que llega el momento de reaccionar y puede ser demasiado tarde, ya sea por el daño que han causado o porque terminó con el corazón echo pedacitos.

Pero eso sí como consejo, sean lo más felices que puedan, vida solo hay una y que pereza uno andar ahí con cara de 38 todo el tiempo y amargado, sonrían mucho, todo lo que puedan y no permitan que nadie ni nada les quite esa sonrisa. ¡Ah! Y no se les olvide, ámense y respétense mucho, muchísimo, que cuando uno se ama y se respeta no permite que todas estas cosas le atormenten la vida.


 Facebook: Punto setenta y cinco

Twitter: @CarlaPlata

Instagram: @CarlaPlata


¿Tú qué quieres?… a ti

image


Yo no sé cómo voy a hacer, o cómo va a hacer el tipo que quiera estar conmigo, pero estar conmigo de verdad, no por un ratico. ¿Cómo voy a hacer para explicarle que he aprendido tanto de la vida y del amor en tan poco tiempo que me volví una desconfiada de primera? ¿Cómo haré para hacerle entender que mis amigas van por encima de él y que esa fue la primera lección que me quedó del pasado? O que prefiero mil veces una tarde de jueguitos con mi hermana que una tarde de “jueguitos” con mi novio. ¡Ahh! Y además que mi hermana es la hija que no he tenido y es la persona que me hace más feliz en el mundo.

¿Será que sale corriendo? Y apenas llevo un par de cositas.

¿Qué irá a hacer él cuando se dé cuenta que soy consentida a morir? Que algunos fines de semana salgo corriendo para la casa de mis abuelos a que me llenen de amor y me lleven el desayuno a la cama. O que me meto en la cama de mis papás y hago que me echen la patica.

¿Será que no le gustará que paso el guayabo bailando reggaetón en mi casa mientras me rio de las cosas de la noche anterior? Mejor dicho, ¿será que le gustará que tenga guayabo?, ¿me consentirá el guayabo?

Cómo voy a hacer para hacerle entender que soy Santandereana pero eso no significa que sea la más mal geniada del mundo. Bueno, sí soy un poquito mal geniada, pero es un poquito no más. Será que me preguntará lo que me preguntaron en la oficina: ¿tú alguna vez le has pegado a un man? Y ahí sí me va tocar mirarlo con mi cara de mal geniada y de pronto se asusta.

¿Se molestará mucho si un día le digo que me voy a rumbear solo con mis amigas? ¿Entenderá que algunas veces querré mi tiempo y no tenerlo siempre ahí? O será que él sabrá que a las mujeres no nos gustan las cosas fáciles ni un tipo todo meloso 24/7 y que eso no significa que nos tienen que tratar mal, sino mantener un balance entre un extremo y el otro, o ¿tendré que explicárselo yo?

 ¿Podrá entender que el hecho de que me coja el pelo todo el tiempo no significa que le esté coqueteando a todos los manes? O, ¿será que se pone celoso porque el 90% de mis amigos son hombres? Y que a veces puedo ser más cariñosa con ellos que con él. Se aguantará que cada vez que me veo con mi primo favorito, él me coge la cola y me morbosea al frente de quien sea y yo solo me voy a reír.

De pronto él también va a querer darle la vuelta al mundo y ahí nos vamos a entender un poco más. Tal vez le gusten las películas de romance y se va a aguantar verme llorar cuando me repito The Notebook. Y también se va a aguantar mis maratones de Grey’s Anatomy, Gossip Girl y Pretty Little Liars.

Tendré que sentarme con él a explicarle todos mis desamores y ahí sí entienda por qué me volví así. Contarle sobre mi blog y la felicidad que me produce cada vez que me dicen cosas lindas por lo que escribo. También explicarle que habrán veces en que cogeré mi celular y no pararé de escribir o escuchar notas de voz y eso será porque alguna de mis amigas entró en crisis. Tendré que hacerle entender que amo Bogotá pero que Bucaramanga es el mejor vividero del mundo. Que soy vallenato, pero también reggaetón, que puedo ser rancheras o merengue. Que soy risas interminables. Que soy la impuntualidad de mi mamá y la impaciencia de mi papá. La ternura de mi hermana  y el amor de mis tías. Lo cositera de mis abuelos y las mil horas arreglándome de mi padrastro.

Para algunos pediré mucho, pero para mí sé que es lo mínimo que merezco. De pronto espante a muchos o alguno por ahí se atreverá y se lanzará al abismo conmigo. Pero de lo que sí estoy segura es de que cuando llegue él, o sea, ese él que está hecho para mí y me pregunte: ¿tú qué quieres? Yo no voy a saber qué decirle y todo lo que acabo de escribir se me va a olvidar y lo único que le podré responder será: a ti.


Facebook: Punto setenta y cinco

Twitter: @CarlaPlata

Instagram: @CarlaPlata


OUT OF THE MARKET

1410899641681


Mirando alrededor de mi grupo de amigos me di cuenta que soy de las pocas solteras que hay. Después de mucho tiempo estoy para el otro lado, el de los solteros. Ahora sí entiendo lo que me decían mis amigos cuando yo estaba ennoviada y les sacaba el culo para todo y me merezco todas las puteadas que me pegaban.

  • Carla, ¿vamos a cine?
  • No puedo, tengo una comida con la familia de ‘fulanito’…
  • Oiga, hoy es el cumpleaños de ‘fulanita’, ¿va a ir?
  • No creo, ‘fulanito’ va a cumplir años y estoy ahorrando.
  • ¿Al fin va a ir al concierto?
  • Sí, pero con los amigos de ‘fulanito’ (porque siempre, siempre, siempre, las viejas terminan acomodándose al grupo de amigos de los tipos y no al revés)

Y resulta que ahora es a mí a la que le sacan el culo, ahora sí entiendo lo fastidioso y estresante que es eso. Ya no veo el amor como algo lindo, sino que me da rabia, porque ahora sí caigo en cuenta de todo lo que uno se pierde por andar detrás del novio. Tendría mil historias por contarles a mis nietos. Como el día que con mis amigos arrancamos un PARE de la carretera y nos lo llevamos para la finca en la que nos estábamos quedando. Esas cosas uno con novio no las hace porque lo regañan. Que mucha vándala, que eso es robo, que una vaina, que la otra. Todas esas historias se pierden, díganme si no.

Uno ya no puede celebrar el cumpleaños todo el fin de semana, porque el tipo reservó en un restaurante, además planeó un picnic para el domingo en no sé dónde, entonces uno no puede tomar mucho porque cómo carajos va a llegar con guayabo al plan con el fulano.

No digo que eso no sea lindo, tierno y romántico, lo es, desde el punto de vista de mi “yo enamorada”, pero desde el punto de vista de mi “yo soltera” no es ni lindo, ni tierno ni romántico. Es pegachento y aislante, porque uno ya no va a querer celebrar con los amigos, sino con el tipito ese.

Yo sé que los solteros entienden mi punto. Los que están cuadrados dirán que soy una rabona o que fijo me pusieron los cachos y estoy resentida, pero no, nada de eso, solo estoy disfrutando de mi situación sentimental. Obviamente antes hacía ese poco de pendejadas que critiqué antes y las defendía, pero ahora estoy soltera y esto es lo que defiendo a capa y espada.

  • Ahora puedo estar online todo el tiempo que quiera y hasta la hora que quiera y nadie me va a estar diciendo que por qué me acosté tarde o que con quién es que ando hablando. (bueno mis amigas sí, pero no un tipo ahí cansón y celoso)
  • Si me quedo sin plata, sé que me la gasté en mí y no en un regalo de aniversario o en una ida a comer con el fulano.
  • Puedo salir – a comer, por una cerveza o a rumbear – con quien se me dé la gana y nadie me va a estar peleando o reclamando.
  • Si le saco el culo a mis amigos para algún plan va a ser porque YO quiero, porque YO no quise salir, no porque el fulano me diga que no y que mejor vaya a la casa de él a ver películas.
  • Y la última y más importante: yo misma tomé la decisión de estar OUT OF THE MARKET, nadie la tomó por mí. Quise que mi felicidad dependiera de mí y no de otra persona, quise empezar a cumplir mis sueños y no ayudar a alguien más a cumplir los suyos, y créanme que se siente bien, muy muy bien.

Facebook: Punto setenta y cinco

Twitter: @CarlaPlata

Instagram: @CarlaPlata


El sueño fallido con las ‘chick flicks’

1409925002959


 

Yo sé que las chick flicks nos cagaron la vida a todos, a hombres y mujeres, pero más a las mujeres. Todas soñamos con ese amor fiel, sin peleas, sin obstáculos, ese amor perfecto. Pero para nuestra desgracia, eso solo pasa ahí, en las películas, la vida real es completamente diferente. No estoy diciendo que el amor sea una mierda, ni más faltaba, pero sí que es más difícil y en esta época, ni se diga.

Los manes solo piensan en tirar. Y las viejas solo pensamos en que los manes nos quieren hacer la vuelta. O sea, estamos jodidos. Porque ellos buscan el hueco pa’ que sea trinchera y nosotras vivimos prevenidas de que en un descuido nos quiten la “virtú” (ajá, yeah right, la “virtú”). Por eso es que muchas veces las vainas no pasan de dos idas a un restaurante o una ida a rumbear, porque estos tipos no saben disimular ni media. Por ahí me han dicho que cuando un man lo quiere a uno se nota, pero cuando solo se lo quiere echar, se nota más. Y ahí, cuando nos damos cuenta que solo nos quieren perjudicar dejamos de creer en el amor de las chick flicks.

Nos dirigimos directamente a la conversación con nuestra mejor amiga y empezamos a desahogarnos. Y surgen los siguientes comentarios:

  • ¿Por qué usted me dejó salir con ese tipo?
  • ¿Por qué todos son así de perros?
  • Fijo ya está con otra vieja porque yo no le copie
  • Mire, ahí está online, ya debe estar enredando a otra
  • Maldito, me dijo que me llamaba para vernos y… hasta el sol de hoy no lo he vuelto a ver. Claro, como no se lo di ese día.

Al punto que quiero llegar es que nadie se muere porque el amor de las películas no le pasa en la vida real. Hay mucho más por hacer que salir con un man, o sea no podemos permitir que el mundo se nos acabe porque nos abrieron.

Si se siente triste pues planee un girls night out 

Si está que llora porque el maldito ya está saliendo con otra vieja pues váyase para el gimnasio y saque toda esa rabia dándole duro a las máquinas, además, aprovecha y se pone más buena para que luego el tipo se arrepienta – pero eso sí, hágase el bendito favor de no volver a caer si el man se arrepiente -.

Y por otra parte, si usted ya siente que la tusa la está acabando pues tómese hasta el agua de las materas si es necesario pero no lo vaya a buscar, mejor consígase un fuckbuddy y le canta “hoy voy a beber, y sé, que voy a enloquecer, y te llamaré, después…”

Mejor dicho, haga lo que tenga que hacer, pero no se rebaje y no se muera por amor, ni por una tusa, mucho menos por un tipo y tampoco repita, acuérdese muy bien, laminita repetida no completa el álbum. Relajase, en algún momento le llegará el suyo – y el mío-, el sueño de tener nuestra propia chick flick algún día se cumplirá y nuestro hombre perfecto por ahí estará, así sea en Kazajistán, pero en algún lado está.


Facebook: Punto setenta y cinco

Twitter: @CarlaPlata

Instagram: @CarlaPlata


No necesito un novio.

image

Foto: We Heart It

 


 

Menos mal no tengo novio, porque si tuviera ya me habría  enloquecido. No tengo novio pero si tengo a quien darle explicaciones por todo, y no es precisamente a mi mamá. Es a mis mejores amigas.

– “¿Oiga por qué no me ha hablado hoy?” Tipo 12 a.m. puedo estar recibiendo ese mensaje si me levanto y no le hablo.

wpid-screenshot_2014-08-26-10-29-29-1.png

– ¿Por qué no me habla? Carla son las 8 de la noche, ¿en dónde está? ¿Por qué hace dos horas no me habla?
Eso me dice cuando llego del trabajo, dejo cargando el celular y se me olvida responderle.
Ahhh obviamente cuando salgo del trabajo tengo que decirle y cuando llego a mi casa tengo que avisarle. Y todo en cuestión de 5 minutos porque vivo al frente de donde trabajo.

Como típica pregunta de novio cuando ve que uno se despidió pero no fue la última conexión

wpid-screenshot_2014-08-25-20-45-14-1.png

Viven preocupadas porque las cambie, porque consiga nuevos amigos y las deje a un lado. Son más celosas que un novio después de que le ponen los cachos.

wpid-screenshot_2014-08-26-10-29-29-2.png

Normalmente la gente enamorada en la mañana va por la calle con una sonrisa pendeja en la cara porque le escribieron algo como: mi vida, que tengas un excelente día, te amo… y todo ese poco de cursilerias. En cambio, yo voy muerta de la risa por la calle porque alguna me mandó una foto de un tipo con abdominales perfectas acompañada de un “hola bebé” o “dime si conmigo quiere hacer travesuras”

wpid-screenshot_2014-08-26-11-00-53-1.png

¿Pa’ qué más? Díganme para qué más. Así quedo feliz todo el día.

Tienen sus momentos de intensidad, momentos en que me dan ganas de acabarlas a pedacitos y eso pasa normalmente cuando me quedo dormida temprano y al otro día veo que me iban puteando mientras me escribían.

wpid-screenshot_2014-08-26-11-03-17-1.png

wpid-screenshot_2014-08-26-11-03-26-1.png

¿Intensas? Intensas y media. Créanme que siempre le pido a la virgen que les de paciencia a quienes tengan al lado porque qué mujeres para JODER!!!!

Me arman escándalo porque salgo a rumbear. Que con quién voy, que a dónde voy, que si me recogen o me voy sola. Se preocupan si no les aviso cuando llegué, si es cerca o lejos, si el taxi me va a costar mucho. Me llenan de aliento y me dicen que si veo a la vieja que me cae mal me haga la loca, que me veo divina (porque ya les mandé foto de cómo me vestí), que no tome mucho y que les avise cuando ya vaya para mi casa. Son mis protectoras número uno.

También son las personas que más me hacen reír en el mundo. Viven recordándome las cosas que he hecho y que he dejado de hacer. Además me recuerdan que me he subido uno que otro kilito. Lo peor de todo es que me conocen tan bien, que saben que cuando digo que voy a empezar dieta me dicen “no vas a durar más de 15 días” y cuando les muestro el juguito en ayunas que me estoy tomando me dicen que le eche guaro para que me sepa mejor.

wpid-screenshot_2014-08-25-20-42-46-1.png

Son las mejores en todo sentido, me entienden, me escuchan, me dan los mejores consejos y me dicen NO en el momento oportuno. Por ellas he hecho muchas locuras y son las que me lo recuerdan para arrepentirme. Son las que me han visto feliz y triste, las que me abrazan cuando tengo una tusa y las que me extrañan 24/7 cuando no estoy.

Screenshot_2014-08-25-20-38-25-1[1]

Pero aparte de todo eso, amistad entre mujeres sin morbosear tipos significa que no hay la suficiente confianza. Amistad sin hablar de sexo tampoco es amistad. Y mi amistad con ellas no sería amistad sino fuéramos así:

wpid-screenshot_2014-08-25-20-47-42-1.pngwpid-screenshot_2014-08-26-11-24-07-1.png

wpid-screenshot_2014-08-25-20-25-16-1.png

wpid-screenshot_2014-08-26-18-37-23-1.png

No necesito un novio, necesito quien me escuche, me entienda, me aguante el genio y me haga reír cuando el estrés me esté matando. Y eso hacen mis amigas. Necesito quien baile conmigo sin parar cuando vaya a rumbear y quien me mande snapchats con conciertos acapella, quien me lleve a la casa o en su defecto a quien llevar a la casa después de tomar un sábado de quincena. ¿Para qué un novio? Si con novio no puedo morbosear de frente, me toca borrar las conversaciones con ellas y no me puedo reír de lo que ellas me dicen sin que me pregunten ¿de qué te ríes? y me toque inventarle una historia porque no le puedo contar las locuras de ellas. Prefiero a mis amigas de años y no a un tipo que me venga a bajar el cielo y al tiempo de él.

No importa el tiempo, ni si estamos a kilómetros de distancia, en otra ciudad o en otro país, siempre seremos iguales, las mismas risas y más poquitas lágrimas. Muchos triunfos y felicidad. Las amigas son para siempre y ellas lo van a ser.


Facebook: Punto setenta y cinco

Twitter: @CarlaPlata

Instagram: @CarlaPlata


Mi mayor miedo

image

Si a mí me preguntan a qué le tengo miedo en la vida, respondo que a las personas solapadas. Sí, a ese tipo de personas y si son mujeres, me dan mucho más miedo. No le tengo miedo a la soledad, ni a la muerte, ni al coco, nada de eso, miedo a las solapadas.

Es que estas viejitas se van metiendo en la vida de uno como quien no quiere la cosa. Ahí todo low profile sin que uno se de cuenta y ya cuando uno abre el ojo es demasiado tarde, como mínimo ya le tienen enredado al novio, sino es que ya se lo bajaron.

La mayoría tienen esa carita de yo no fui, bien vestiditas y de modales impecables, muy cultas ellas, no muy amigas del reggaeton pero sí les toca lo bailan sin mente y toman guaro como cualquier otra. Andan con sus dos o tres amigas de siempre pero eso sí echándole el cuento a quien sabe cuántos por whatsapp.

El punto principal de ellas es que se hacen “amigas” del man, sí, con comillas, porque de amigas ni un pelo. Uno de vieja se come el cuento de la amistad porque se ven tan buena gente y santas que lejos de imaginarse la clase de persona que es.

Salen a rumbear muy casuales, jean y blusita cualquiera. No puedo decir que enredan mostrando las tetas operadas o el ombligo, porque no, esas son otro tipo de viejas. Por eso es que estas son tan difíciles de detectar. Porque no dan ni la más mínima pista.

Yo me enteré que había sido víctima de una solapada un mes después de abrirme del man, o sea calculen lo engañada con el cuento de “es mi amiga”. Y a los tres días me entero que una amiga también había sido víctima ¡¡Y DE LA MISMA!! Y si les sigo contando puedo decir que 3 amigas fueron víctimas de la misma. Tranquilita la niña, ¿no?

Ellas son capaces de enredar a más de 3 manes en menos de tres meses. Y lo peor es todo, es que como andan con esa carita de ángeles, nadie les dice perras, ni les inventan chismes, porque como todo lo cuadran por whatsapp y lo ejecutan en privado, pasan desapercibidas. Pero eso sí, ay donde una vieja -como usted o yo- salga a rumbear y tenga tres manes al lado a ver si no le inventan que uno es el mozo, el otro el fuckfriend y el último el que tiene de marrano.

Así que mi consejo para las solapadas y si usted conoce alguna dígale que YO le mando a decir que: sea seria hermana, si va a ser perra sealo de frente, déjese ser, deje fluir, salga del closet. Ya suficiente uno se preocupa con cruzarse con una declarada, como para vivir preocupadas por usted, solapadita.


Facebook: Punto setenta y cinco

Twitter: @CarlaPlata

Instagram: @CarlaPlata


Growing up

Foto: We Heart It

Foto: We Heart It

Cuando teníamos 13 soñabamos con cumplir 15, porque para las niñas era sentirnos ‘mujeres’ y tener una super fiesta o el viaje a Orlando (así fue mi época de 15).

Después de cumplir 15 esperábamos con mas ansias los 18, porque eso significaba que éramos mayores de edad, poder rumbear -no significa que antes no lo hacíamos, sólo que era con contraseña falsa- tomar hasta emborracharnos y otro tanto de cosas más.

Y luego de los 18… los anhelados 20. “El segundo piso”. Todos queremos los 20, los 20 nos hacen sentir maduros, libres e independientes, nos hace creer que el mundo es nuestro. Y pues sí, así es. Maduramos, nos liberamos, nos independizamos, el mundo es nuestro, pero… así como de los 15  a los 20 fue un abrir y cerrar de ojos, así va a ser cada año, el mundo se mueve rápido.

Creemos que todo va a ser fácil, pero no, a los 20 a la mayoría les rompen el corazón. Durante los 20 muchos empiezan a trabajar, o se van de la casa. En medio de los 20 se conocen los verdaderos amigos. Esos que uno cree son para siempre puede que no lo sean, de pronto los que son para siempre son los que aún no se han conocido. Y siempre es mucho mejor la calidad que la cantidad.

Si a los 20 hay novio, con ese nos imaginamos toda la vida. A veces el de los 20 es, o no, y cuando es ‘no’ uno se imagina con 4 gatos por el resto de la vida, pero pues aún está la opción del de los 23 o de pronto el de los 25 y si el de los 25 no es, aún está la opción del de los 27 y si no pues relájese, no hay afán. Nadie necesita de otra persona para ser feliz y es mejor estar solo que andar con alguien que no aporta nada. Así que, take a deep breath and go on. Pero bueno me desvíe del tema.

El caso es que a veces los 20 en adelante no nos van a parecer tan chéveres, porque después de la rumba llega el cansancio, después de la borrachera llega el guayabo eterno y después del trabajo el viernes llega el “me quiero ir a dormir y no salir”. Salir un día del fin de semana a emborracharse parece rico, pero también a veces uno prefiere quedarse viendo películas en la casa, porque la rumba seguida ya nos cansa y la plata no alcanza.

En momentos vamos a querer volver a los 15 y quedarnos ahí, sin preocupaciones ni problemas, pero nos damos cuenta que no estaríamos en donde estamos si un minuto de nuestro pasado fuera modificado. En el camino de los 20 se empiezan a cumplir los sueños, se empieza a formar lo que de verdad queremos hacer de nosotros. Ya no va a ser matemáticas por obligación, o electivas por terminar los créditos, ahora van a ser sueños por cumplir y metas por cruzar.

En algunos momentos de los 20 nos creeremos aburridos pero después de todo no es tan malo, malo sería no haber cumplido los 20 y no haber empezado a hacer lo que de verdad queremos. Mejor trabajemos, ahorremos y viajemos. Dejar la zona de confort no hace daño y vivimos mejor.


Facebook: Punto setenta y cinco

Twitter: @CarlaPlata

Instagram: @CarlaPlata


Uno no conoce al novio hasta que terminan.

Foto: We Hert It

Foto: We Hert It

En el amor no todo es color de rosa, tarde o temprano uno se termina desencantando. Y como dicen por ahí, lo cual me parece muy cierto y por eso es el título de hoy: uno no conoce al novio hasta que terminan. Y así como todos de novios son diferentes: unos amorosos, otros cursis, unos detallistas, otros empalagosos. Pues en los ex también hay variedad y acá se los voy a presentar.

Empecemos por el loco, ese que no acepta que terminaron y le cae a todos los lugares en donde usted está. El que llama incansablemente con la excusa de preguntar como está y terminan es como amenazando de muerte, mejor dicho al que se le corre la teja cuando terminan. El tipo llora en la calle, se le arrodilla en su portería, le dice que si no están juntos se mata. Dios mío, se enloquecen de verdad. Pero tranquilas, tarde, pero caen en cuenta que están haciendo el oso y se alejan. (Menos mal)

Por otra parte tenemos el indeciso. El man le termina, dice que ya no más, que se cansó y al mes vuelve y aparece, cuando ve que uno está bien y tranquilo llegan a joder la vida, uno se pega la confundida del siglo, se vuelve a ilusionar y ¿para qué? Para nada, porque lo vuelven a echar y más triste aún porque no eran nada. Eso si que duele. Que te terminen y ni novios eran.

El rumbero. Ese que se conoció rumbeando y así era la vida del man, pura rumba. Y para su desgracia el man publica todo lo que hace. Entonces terminan y pone fotos con viejas diferentes el viernes y el sábado. El tipo se jura el “putas boy”, como él no hay dos. Y uno se tiene que aguantar todas esas cositas, a uno no le duele, porque por lo general este tipo de relaciones no duran mucho, pero si le da en el ego porque las viejas con las que sale me recuerda a las lindas Bendecidas y Afortunadas. Si lo van a cambiar a uno que sea por algo mejor, no sé, digo.

El ‘fuck budy’. Este es el que no funcionó de novio pero si pa’ lo otro y pues así se quedó. Así se entienden mejor, pues para qué dañar las vainas. Ambos van a la fija, ¿si o no? Cabe aclarar que esto es secreto, nadie sabe. Para todo el mundo ustedes terminaron porque las cosas no se dieron y ya, nunca más se volvieron a ver. Eso es importante, regla número uno del fuck budy: es low profile.

No puede faltar el ex que no superamos, ese que nos marcó, el que divide la vida en un antes y después. Lo peor de todo es que este ex es el que más daño hizo, el que así como partió la vida en dos, partió el corazón en mil pedacitos. Y pasa el tiempo, los años y se encuentran y a uno todavía le tiembla hasta el pelo. Obviamente está bloqueado en Instagram, Facebook, Twitter, Hi5, MySpace, mejor dicho en todo, y uno cree que con eso es suficiente y que va, lo ve y se acuerda hasta de qué ropa tenían cuando se dieron el primer beso. No importa cuántas lágrimas botamos, cuantas veces nos dijeron que no más, cuantas veces juramos odiarlos, él es él y marcó la vida. Sencillo.

Y por último, mi favorito, el que da pena aceptar. Es mi favorito porque soy experta en recordarle a mis amigas ese man que da vergüenza y cuando las veo como se ponen de todos los colores cuando saco el nombre a flote, esa es mi parte favorita. Todo el mundo tiene un ex así, que uno lo ve y dice “en qué carajos pensaba cuando me metí con este man”. La mayoría de veces uno ni lo presentó en la casa porque hasta eso le daba pena a uno.

Así podemos darnos cuenta que de todo se ve en este mundo de locos, porque sí, el amor nos vuelve locos, brutos y sin vergüenzas. Y como todo lo bueno tiene un final, procuren ser mejor ex novio que novio, que mamera uno amargarse la vida en una relación como para seguir amargándosela en una post-relación.


Facebook: Punto setenta y cinco

Twitter: @CarlaPlata

Instagram: @CarlaPlata


LA TUSA

image

Foto: We Heart It


Todos hemos pasado por una tusa, incluso los más insensibles en el amor y estoy segura que son así a raíz de un desamor, acéptenlo.

La tusa duele, duele muchísimo y más a nosotras las viejas que nos da hasta por lo que no fue, salimos durante un mes con un tipo y de un momento a otro todo se acaba y nosotras nos echamos a morir, lloramos un rio, llamamos a nuestras amigas – porque tusa sin amigas es muerte fija – y entre todas le acabamos el nombre a punta de insultos.

Pero la tusa no es así no más, hay toda una película detrás de esta. Primero viene la llorada, esa no falta, mínimo dos días y la llorada va acompañada de preguntas como: ¿Por qué a mí? ¿Qué karma estoy pagando? ¿Será que tiene otra? O ¿Me habrá puesto los cachos? Como quien dice, esas preguntas se convierten en vídeos, porque para videosas nosotras, así lo neguemos hasta la muerte. Y para investigadoras tipo FBI también nosotras. Nos metemos al Facebook del man todos días, Instagram lo revisamos cada 5 minutos para ver si él o los amigos han subido algo y en Twitter nos envideamos más intentando descifrar el porqué de lo que escribe.

Lo que los hombres no saben o no han querido entender es que nosotras siempre nos enteramos de lo que ellos hicieron o están haciendo.

– Cata imagínate que Camila, mi amiga de la ‘u’, me contó que ella se había encontrado con Juan en Santa Marta, esa semana que el viajó con los papás.
– Ahh sí, él me contó. Pero ¿y? ¿eso qué?
– ¿Él te contó? ¿También te contó con quién estaba?
– Pues me dijo que se la había encontrado en la playa por la tarde, ¿por qué?
– Pues porque eso es mentira Cata, él estaba rumbeando y estaba con esta vieja Maria Paula, la que ha pasado por todos, la que le bajó el novio a Sofi. Que se fueron juntos de la discoteca.
– ¿Quéééé? ¿Cómo así?
– Sí Cata, voy a decirle a Camila que me preste el Facebook para mirarle las fotos a ver si encontramos algo.

Si ven, nos enteramos de todo. Nuestros vídeos terminan siendo ciertos al final. Así ellos lo hagan en otra ciudad, país o planeta. No se crean inteligentes y vivos que acá las inteligentes y vivas somos nosotras.

Cuando confirmamos los cachos algunas nos quedamos calladas y otras hacemos el show de la vida – la mayoría opta por el show – a lo que el man solo va a responder: “piensa lo que quieras, no tengo porqué darte explicaciones a estas alturas” porque así son los desgraciados.

Decidimos pasar la página – por fin – y nos vamos a rumbear. Nos ponemos churrisimas, vestido nuevo, tacones 12 y medio, pelo perfecto, combo de amigas, discoteca de moda y felicidad absoluta. Salimos pensando que ojalá lo veamos para que se de cuenta que estamos muy bien sin él y que ahora nuestra vida es perfecta. Llegamos, entramos y allá justo al lado de nuestra mesa está el man y somos tan coherentes que le decimos a nuestras amigas “agh marica preciso me lo encuentro, qué pereza”.

Intentamos hacer como si no nos importara, pero ese no me importa significa emborracharnos y supuestamente es para olvidarlo y lo único que ganamos es un guayabo mortal que nos hace recordarlo más porque todas las amigas empiezan a contarnos el osazo que hicimos, las canciones que le cantamos a todo pulmón, la respectiva insultada y la llorada que cerró la noche.

Pasado el tiempo, digamos 6 meses – porque tengo amigas que les ha durado la tusa año y medio, pobrecitas – cuando la vieja logró pasar la pagina y lo superó, de repente se encuentran, se saludan, preguntan por la familia, el estudio, trabajo y todo tipo de bobadas que se vengan a la mente, se despiden y el man se queda pensando: “ishh, Cata está buenísima, le salió como culo, ese pantalón le queda… ufff…”

Y sí, no pregunten por qué, pero nosotras siempre después de cualquier tusa nos ponemos más buenas, es como una vaina del destino, alineación de los planetas o simplemente algo que debe ser así para que ellos se arrepientan de no estar con nosotras porque ese arrepentimiento mujeres, es nuestra victoria, nuestro premio mayor. Si pudimos con una tusa podemos con cualquier cosa.


Facebook: Punto setenta y cinco

Twitter: @CarlaPlata

Instagram: @CarlaPlata